Guía para viajar a Škocjan y Postoina

Škocjan y Postoina, las cuevas más impresionantes del mundo

Eslovenia es famosa por su naturaleza y especialmente por sus cuevas ya que se dice que hay miles de ellas a lo largo del país, sin embargo, hay tres que sobresalen para el turismo y que bien valen la pena la visita, además de que se encuentran muy cerca unas de otras. En esta página te hablaré de tres atracciones de Eslovenia que valen la pena visitarse inclusive si no estás cerca de ellas.

Las Cuevas de Škocjan

Si estás pensando en visitar tan sólo unas cuevas asegúrate que sean estas. A pesar de no ser tan populares entre los viajeros como las de Postoina, son tan importantes, impresionantes e imponentes que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las cuevas cuentan con dos senderos que te llevan a recorrer diferentes partes de la cueva, siendo el sendero #1 el más popular ya que permanece abierto todo el año mientras que el #2 está abierto sólo 7 meses al año. Todas las visitas se realizan con un guía especializado en grupos de unas 30 personas.

Cuevas de Skocjan

El recorrido inicia por una puerta con torniquetes para entrar a un pasillo estrecho y bajo hasta llegar a la primera galería llena de estalactitas y estalagmitas en donde te contarán un poco la historia del lugar. Conforme vas avanzado y visitando diferentes galerías te irás sorprendiendo más y más, llegarás a una enorme galería en donde parecerá que estás literalmente llegando al centro de la Tierra. De pronto, a lo lejos, empezarás a escuchar agua corriendo, eso indicará que estás cerca del Río Reka. Empezarás a bajar por escaleras construidas entre las formaciones de miles de años para entender que, en el pasado, la enorme cueva había sufrido dos grandes inundaciones llenando prácticamente toda la cámara de agua, simplemente impresionante. Tendrás la oportunidad de ver el antiguo camino turístico que existía dentro de las cuevas con escaleras en la pared de roca sin ninguna protección, mientras caminas hasta llegar al punto en donde podrás ver un cañón con paredes de hasta 100 metros de alto con agua corriendo dentro de una cueva. Cruzarás puentes, verás pequeñas cascadas y en algún punto apagaran por completo las luces para quedar en totalidad oscuridad y entender que fue así como las exploraron, sin luz y sin saber qué esperar. Finalmente saldrás por una gran puerta natural que se forma en medio del bosque esloveno para subir un funicular y regresar al estacionamiento. La experiencia había sido increíble, difícil de describirla sin estar ahí, había valido totalmente la pena.

El costo para entrar a las Cuevas de Škocjan es de €18 general, €14 para estudiantes y adultos mayores y de €9 para niños de entre 6 y 14 años. El estacionamiento es gratuito, así como la entrada al pequeño museo que hay a lado de la taquilla.

Debes de tomar en cuenta que las salidas son en horarios específicos durante el día por lo que deberás llegar unos 30 – 45 minutos antes de las mismas. Las salidas se realizan en punto de las 10:00 am, 1:00 pm y 3:00 pm sin excepción. El sendero número 1 está abierto todo el año y en él se recorren unos 3 kilómetros en aproximadamente 1,5 a 2 horas mientras que el sendero 2 está abierto sólo de abril a octubre, además de que es más corto con un trayecto total de 1 hora. Los senderos se pueden combinar en una misma visita.

Visitar Skocjan

La Cueva de Postoina

La Cueva de Postojna o Postoina es una cueva que cuenta con túneles y galerías que cubren alrededor de 24 kilómetros siendo la más grande de Eslovenia. Además, las cuevas de Postoina son las más visitadas de toda Europa por lo que prepárate para encontrarte con mucha gente.

Al llegar estacioné el automóvil en el estacionamiento de las cuevas cuyo costo es de €5 para dirigirme a comprar las entradas de las cuevas. El costo para entrar a las cuevas es de €25.80 por persona, aunque existen diferentes paquetes que te combinan varias experiencias y te ahorras algunos euros. En mi caso compre el paquete de las Cuevas de Postoina más el Castillo de Predjama por €35.70. Los boletos salen con una hora de entrada específica por lo que deberás dirigirte a la entrada a las cuevas unos 10 minutos antes y formarte en el idioma en el que hayas elegido tu recorrido. Lamento decirte que no hay en español, aunque existen personas que no van con guía sino con una audioguía que les va contando la historia del lugar.

Visitar Postoina

Ya adentro debes tomar asiento en un pequeño tren que te llevará por 2 kilómetros al corazón de las cuevas en donde te bajarás para iniciar un recorrido a pie de 1.5 kilómetros por un sendero marcado en donde verás las estalactitas y estalagmitas de diferentes colores, algunas de las cuales brillan con la luz, visitando varias galerías y cruzando el puente ruso que es un puente elevado. La o el guía te irá explicando acerca del lugar con datos interesantes, aunque no siempre alcanzas a escuchar pues llega a haber mucha gente. El recorrido lo iniciarás a 60 metros bajo la superficie y llegarás a unos 100 metros por debajo. Es importante que tomes en cuenta que en las cuevas hace frío sin importar la época en la que las visites por lo que llevar una chamarra es esencial, además, las cuevas son muy húmedas y están llenas de agua por lo que te recomiendo llevar unos zapatos con suela antiderrapante por precaución ya que el suelo ya cuenta con esa característica.

La caminata termina en el Salón de la Acústica famoso por ser sede de algunos conciertos al contar con una acústica ideal y con una pequeña pecera que muestra a los visitantes un habitante endémico de estas cuevas, el proteo, un animal ciego que vive en las profundidades por lo que es sensible a la luz. Una de las características interesantes de este animal es que puede pasar hasta 10 años sin comer. Otro dato curioso es que cuando lo descubrieron, hace más de 300 años, creyeron que era una cría de dragón.

Para terminar el recorrido regresarás al tren para volver a recorrer las vías hasta llegar al punto en donde se puede ver un río fluir dentro de las cuevas. Tengo que aceptar que, en esta parte del recorrido, estando en las vías del tren, me sentí como en Disneylandia.

Cuevas de Postoina

El Castillo de Predjama

Una visita a las Cuevas de Postoina por lo general viene acompañada de una visita al Castillo de Predjama pues se encuentra a sólo 9 kilómetros de distancia y existe la opción de adquirir un boleto en conjunto.

La entrada al Castillo de Predjama tiene un costo por persona de €13.80, aunque si compras el boleto junto con la entrada a las cuevas te saldrá en €35.70. La entrada al castillo incluye una audioguía que te irá explicando con lujo de detalle los diferentes rincones del castillo mientras lo vas recorriendo. En este sitio el estacionamiento es gratuito lo cual se agradece.

Castillo de Predjama

El Castillo de Predjama tiene la peculiaridad de estar dentro de una cueva y por ello ostenta el récord Guiness al castillo más grande dentro de una cueva. Tan sólo al verlo de lejos te darás cuenta de lo grande que es, de lo complicado que debió de haber sido el construirlo y de lo alto que se encuentra del suelo haciéndolo un castillo muy seguro.

El habitante más famoso del Castillo de Predjama fue Erasmo de Predjama considerado el Robin Hood esloveno que moriría en su baño con una bala de cañón después de que un sirviente revelará este punto débil del castillo a los enemigos de Erasmo. A lo largo del recorrido verás la clara división entre la cueva y lo construido por el hombre, además, conocerás más de él mientras visitas su cuarto, la cocina, el comedor, la sala de armas, siendo la sala de torturas uno de los espacios más interesantes pues se dice que hoy aún vagan las almas en pena de los prisioneros que sufrieron la muerte tras ser torturados. Incluso dicen que cuando un equipo de Discovery Channel fue al castillo a realizar un documental fue al entrar a esta sala que sus aparatos comenzaron a fallar escuchando ruidos extraños, ve tú a saber. Otro de los puntos más interesantes es poder entrar a una cueva llamada el Castillo en la Cueva en donde en el pasado estaba adaptada para tener varias funcionalidades. En el castillo no verás mucho mobiliario original ya que la humedad que existe impedía que los muebles duraran mucho, lo que sí verás es el ingenio de la gente para usar la cueva de diversas maneras que ayudaran a los diferentes espacios del castillo.

La visita vale mucho la pena y no todos los que llegan a las cuevas visitan el castillo por lo que hay mucho menos gente. Y vamos, estarás en un castillo dentro de una cueva, ¡es una locura!

Cuevas de Predjama

Otros destinos en Eslovenia

Deja un comentario