Guía para viajar a Liubliana

Liubliana, la ciudad de los dragones

La capital de Eslovenia, Ljubljana o Liubliana en español, es una pequeña ciudad en el centro de Eslovenia que ha ido tomando relevancia en los últimos años como sitio turístico y que tiene como mayor exponente a Jože Plečnik, arquitecto esloveno que construyó muchos de los edificios que hoy vemos en la ciudad. La ciudad de Liubliana es también conocida como la “Ciudad de los Dragones” debido a una leyenda que dice que Jasón, héroe mitológico, llego a la ciudad después de navegar el río y se encontró con un dragón al cual tuvo que enfrentar y matar para salvar a una mujer. Por ello, verás a varios dragones por toda la ciudad pues son el símbolo de la ciudad, inclusive, lo tienen hasta en su bandera.

Guía para viajar a Liubliana

La ciudad está desarrollada alrededor del estrecho Río Ljubljanica que serpentea para abrirse paso por la ciudad. En sus orillas podrás encontrar infinidad de restaurantes y sitios para comer o beber algo mientras disfrutas de las vistas de la tranquila ciudad. Hoy en día, el centro de Liubliana tiene la gran ventaja de ser totalmente peatonal por lo que moverte por el centro es muy fácil.

Lo mejor para conocer la ciudad es hacerlo a pie ya que la mayoría de sus atracciones se encuentran en el centro de la ciudad, dentro de la zona peatonal por lo que caminar entre los diferentes sitios de interés resulta sencillo y rápido. Si visitas la ciudad asegúrate de incluir estos puntos en tu caminata:

  • Castillo de Liubliana
  • Mercado Central
  • Catedral de San Nicolás
  • Puente de los Dragones
  • Puente Triple
  • Iglesia de la Anunciación
  • Plaza del Congreso
  • Biblioteca Nacional

No olvides cerrar el día desde lo alto de la ciudad, a las afueras del Castillo en donde tendrás unas vistas panorámicas de toda la capital mientras observas la puesta de sol, algo que en lo personal, me parece la forma ideal para cerrar un viaje.

Liubliana la ciudad de los dragones

¿Cómo llegar a Liubliana?

La forma más común por la que la mayoría de los viajeros llegan es por el Aeropuerto Internacional de Eslovenia, el Jože Pučnik ubicado a unos 20 kilómetros del centro de Liubliana o a unos 25 minutos en automóvil. El aeropuerto es, hasta este momento, el más pequeño de una ciudad europea en el que he estado. Al bajarte del avión te recibe migración, que, por cierto, no son tan amables, y a los 2 metros está la banda para la recolección de maletas y 5 metros después está la salida por lo que, en un espacio de menos de 20 metros pasas del avión a la calle.

La mayoría de las personas que visitan Eslovenia optan por rentan un automóvil y recorrer el país en él. Si no lo haces, puedes llegar en taxi o autobús hasta el centro de la ciudad. El autobús es mucho más tardado pues realiza alrededor de 22 paradas y te deja en la estación central de Liubliana que se encuentra a unos 12 minutos a pie del centro por lo que todo el trayecto durará poco más de una hora.

Hay algunas rutas que internacionales que cubren compañías de autobuses como Flixbus que llegan a Liubliana desde otras ciudades europeas. O bien, si te encuentras en Croacia, por ejemplo, podrás tomar un tren desde la capital hasta Liubliana que es una opción rápida y barata.

Caminando por Liubliana

¿Cuándo ir a Liubliana?

La mejor época para visitar Liubliana es en el verano, aunque es la época en donde hay más gente y en donde los precios suelen subir. También es una época de mucho calor, lo que suele incomodar a algunos viajeros. Por otro lado, son los meses donde el día es más largo lo que da para aprovechar de mejor manera tu recorrido pues las atracciones suelen cerrar hasta más tarde, además, de que existe una mayor cantidad de actividades y espectáculo gratuitos al aire libre que podrás disfrutar.

En lo persona recomendaría ir en otoño o primavera pues hay muy pocos viajeros en la ciudad por lo que tendrás los sitios para ti solo. Además, los precios son más económicos y hay más opciones de alojamiento disponible, lo cual es bueno si es que no llegas a planear tu viaje con anticipación. Lo que sí debes tomar en cuenta es que el clima puede llegar a ser más frío en estos meses por lo que deberás cargar con una buena chamarra, gorro y guantes, sí inclusive en primavera (sobre todo al principio).

Liubliana Eslovenia

¿Dónde hospedarte en Liubliana?

Emonec Hotel

Lo mejor de este hotel, sin duda, es su ubicación pues se encuentra a sólo una cuadra del río y a unos pasos de la famosa iglesia rosada, imagen popular de la ciudad. Para llegar al hotel deberás de caminar pues las calles alrededor de él son totalmente peatonales, aunque si traes coche lo podrás dejar en estacionamiento del Parlamento que está a unos 10 minutos caminando con el cual el hotel tiene convenio.

Los cuartos de hotel son pequeños, bastante pequeños y para algunos eso puede ser algo incómodo. Las camas y almohadas no son las más cómodas por lo que no es la mejor opción para descansar. Lo bueno es que no entra mucho ruido del exterior por lo que los cuartos son silenciosos. A pesar del tamaño, en el cuarto hay un closet pequeño y una mesa con silla que funciona como escritorio. El baño de igual manera es pequeño, especialmente la bañera que además tiene la regadera a la altura del pecho por lo que bañarte así es raro.

El desayuno está incluido y se sirve en un lugar acondicionado del hotel con varias opciones desde fruta, yogurt, pan y diferentes carnes frías. El personal del hotel es muy amable y algunos inclusive hablan español por lo que te podrán ayudar con cualquier cosa que necesites. El hotel también dispone de mapas gratuitos y opciones de tours alrededor de la ciudad que pueden ser adquiridos en la recepción. Si llevas automóvil, el hotel no cuenta con estacionamiento propio, sin embargo, cuenta con un acuerdo con un estacionamiento cercano en el que te cobraran €7 por día.

Al final de tu estancia el hotel te hará un cargo de €1.27 por noche correspondientes al impuesto de turismo.

¿Cuántos días ir a Liubliana?

La ciudad de Liubliana es bastante pequeña por lo que recorrerla no toma mucho tiempo. De hecho, en un día lo más seguro es que pases por las mismas calles una y otra vez. Liubliana aún no es tan popular entre el turismo por lo que no cuenta con muchas opciones de actividades para hacer. Desde mi punto de vista, 2 días en la ciudad serán suficientes para recorrerla a fondo, así como para entrar a sus diferentes atracciones dedicándoles el tiempo necesario.

¿Qué hacer en Liubliana?

Castillo de Ljubljana

El Castillo de Liubliana es el punto más visitado de toda la ciudad. Ubicado sobre un monte al lado del río, el Castillo es más bien un fuerte que ha funcionado desde hace varios años atrás. Si decides caminar hasta él asegúrate de tener buena condición pues la subida es algo pesada y la mayoría de la gente va jadeando, también puedes subir en funicular o en automóvil.

El Castillo es el punto más alto de toda la ciudad por lo que desde él podrás tener vistas de toda Liubliana. Inclusive hay mucha gente que sube sólo para sentarse en las afueras a contemplar las vistas sin tener que entrar al castillo.

El lugar se recorre con facilidad y bastante rápido. En algunos puntos tienen pequeñas exhibiciones con algo de historia de Eslovenia que vale la pena visitar. No dejes de ir a la Capilla, a la Antigua Cárcel, a ver el video de la historia del castillo y de subir a la torre por unas escaleras de caracol que te llevaran hasta el punto más alto de la fortificación desde donde tendrás las mejores vistas de la ciudad.

El horario del Castillo de Liubliana dependerá del mes en el que lo estés visitando:

  • De enero a marzo y noviembre abre de 10:00 am a 8:00 pm
  • Abril, mayo y octubre abre de 9:00 am a 9:00 pm
  • De junio a septiembre abre de 9:00 am a 11:00 pm
  • En diciembre abre de 10:00 am a 10:00 pm

El precio por persona es de €7.50 por adulto y de €5.20 para niños de 7 a 18 años, estudiantes y pensionados. Existe la opción de contar con una audioguía por un monto adicional. Si decides subir por el funicular el trayecto ida y vuelto tiene un costo de €4 por persona mientras que sólo una ida cuesta €2.20. Puedes pagar en efectivo o en tarjeta.

Castillo de Liubliana

Museo Etnográfico de Eslovenia

En un principio pensé que este museo estaría dedicado 100% a la historia etnográfica de Eslovenia, pero estaba equivocado. El museo habla de sociedades y culturas antiguas de todos los continentes abarcando espacios para cada una de ellas, aunque hablando de manera resumida de la historia de éstas. Este museo se encuentra a unos 15 minutos de caminata desde el centro de la ciudad por lo que, llegar a él, es bastante sencillo.

El museo está dividido en 4 pisos en donde se explican las diversas etnias del mundo, así como la historia, usos y costumbres del pueblo esloveno lo que te funcionará para conocer de mejor manera a la gente de este país. Lo único malo es que la mayoría de las tablas de explicación del museo estaban en esloveno lo que no daba para entender nada de lo exhibido, sino simplemente apreciarlo y continuar al siguiente punto. Existen exhibiciones temporales que monta el museo que suelen ser bastante interesantes, en mi caso me tocaron 3, una que hablaba de Afganistán, los problemas del país, cómo el esloveno ve aquel país, así como diferentes costumbres de los afganos, una exhibición de huevos de pascua y una que hablaba de la comunidad LGBT.

El horario del Museo Etnográfico es de 10:00 am a 6:00 pm de martes a domingo permaneciendo cerrados los lunes y algunos días festivos. El precio por persona es de €4.50 para los adultos y de €2.50 para niños, estudiantes y jubilados.

Museo Etnográfico de Liubliana

Paseo en Bote por el Río Ljubljanica

El Paseo en Bote es una buena opción para conocer un poco más allá del centro de la ciudad. Los botes son cubiertos por lo que en invierno se mantienen calientes por lo que es una buena actividad para aquellos que no gustan del frío.

Hay diferentes compañías que hacen el recorrido, aunque básicamente es lo mismo, lo único que cambia es el precio. Los botes normalmente están cerca del centro de la ciudad en los lugares en donde veas información de ellos. El recorrido dura una hora y normalmente salen cada hora. Algunos trayectos en específico cuentan con guía que va contándote un poco de historia de los lugares, otros recorridos no lo incluyen y sólo será el paseo en el bote.

El costo por persona está entre €8 y €10 por persona. Hay algunos días en los que ofrecen recorridos “románticos” en donde incluyen una copa de vino por €15 por persona.

Paseo en Barco en Liubliana

Otros destinos en Eslovenia

Deja un comentario