Chichicastenango

Chichicastenango, de visita en el mercado

Chichicastenango es un pequeño poblado en el centro sur de Guatemala cuyo nombre significa “muralla de ortigas”. De población indígena, es una ciudad de importancia turística para el país gracias a la autenticidad de su mercado. Si Chichicastenango hablara seguramente podría contar infinidad de historias pues fue ocupada por mayas, españoles, dominicos, además de que en ella se encontró el famoso libro maya que narra el origen de la humanidad: el Popol Vuh.

Uno de los tours más populares desde Panajachel o Antigua es la visita al mercado de Chichicastenango, considerado el tercer mercado más grande de Centroamérica. A pesar de ser un “tour”, la realidad es que nada más pagas por el transporte de ida y regreso ya que al llegar al lugar tú vas por tu cuenta. Visitar Chichicastenango es como viajar en el tiempo y descubrir nuevos sabores, colores y olores ya que el mercado es una conjunción de todo esto y mucho más. Busca llegar lo más temprano posible, tendrás la oportunidad de despertar junto con el pequeño pueblo y ver cómo va llegando la gente a armar el popular mercado. Telas, frutas, carne, masa, flores serán sólo algunos de los muchos productos que te toparás en él.

Chichicastenango desde Panajachel

Recorrer el lugar, pasar una y otra vez por los mismos pasillos del mercado, fotografiar la vida que generan cientos de puestos y gente intentando vender su mercancía para ganarse la vida es algo de lo que te llevarás como recuerdo. Aprovecha que estás en Chichicastenango y visita la Iglesia de Santo Tomás, una pequeña iglesia blanca sobre 18 escalones que, dicen, representan los meses del calendario maya, en donde aún se puede observar el sincretismo de un pueblo que adquirió la religión católica por imposición, pero que supo conservar escondidas sus creencias.

Chichicastenango

El mercado es muy popular con los turistas, inclusive ves la misma cantidad de turistas que de locales buscando recuerdos auténticos para llevar a casa a un precio mucho más accesible que en el resto de los lugares en Guatemala o buscando empaparse simplemente de la experiencia de recorrer un mercado con muchos años de historia. La ventaja de los productos que encontrarás en el mercado de Chichicastenango es que normalmente la misma persona que los vende, es la/el artesano que creó esa pieza única que podrás llevarte a casa. No olvides negociar precios, es válido y la gente lo espera pues por lo general los precios los inflan especialmente para el viajero.

El tour te da la oportunidad de estar alrededor de 5 horas en el mercado, demasiado tiempo a mi parecer ya que lo puedes recorrer y conocer en la mitad de tiempo, sin embargo, puedes aprovechar para comer o tomar algo en alguno de los restaurantes o cafés del lugar, sin que haya muchas opciones, por lo que la mayoría se llenan a la hora de la comida con viajeros buscando recargar energías.

Toma en cuenta que el mercado sólo opera los martes y los domingos y que para comprar algo deberás llevar forzosamente efectivo.

Mercado de Chichicastenango

¿Cómo llegar a Chichicastenango?

La mayoría de las personas llegan a Chichicastenango o desde el Lago de Atitlán o desde Antigua, para ambos casos lo ideal es contratar a alguna agencia de turismo que cuente con trayectos hacia el mercado para que te aparten un lugar en la van. Si vas desde el Lago de Atitlán, el punto de reunión de la van será en el centro de Panajachel desde donde partirá el recorrido. El trayecto dura poco más de 1 hora y 30 minutos por una carretera que para los que se marean fácilmente se podrá convertir en un suplicio pues la carretera tiene muchas, muchas, muchas curvas.

Desde Antigua el punto de partida será en tu hotel, a menos que los de la agencia de turismo te indiquen lo contrario, y el recorrido es mucho más largo que desde Panajachel, casi el doble pues se recorren cerca de 110 kilómetros en un total de 2 horas y 50 minutos. La carretera de igual manera cuenta con muchas curvas por lo que si eres de los que se si eres de fácil mareo te recomiendo dormir durante el trayecto o bien, tomarte algo que te permita pasarla bien en este tipo de condiciones, pues aunado a las curvas, los conductores no son los más hábiles.

Deja un comentario