Consejos para viajar a Brasil

Brasil, alegría y fútbol

Brasil es un país enorme y visitarlo por completo en un solo viaje es sumamente complicado. He tenido la oportunidad de visitar este gran país en dos ocasiones, la primera para presenciar el Mundial de Fútbol del 2014, aunque mi viaje fue una combinación entre ciudades sede de la Copa del Mundo y ciudades que quería visitar y que no estaban ligadas a la gran fiesta futbolera. Y la segunda, años más tarde, debido a que parte de mi corazón está en ese país.

Hoy Brasil es un país visitado en su mayoría por gente sudamericana que busca la alegría del pueblo brasileño combinada con las playas y el gran clima que sus ciudades costeras tienen prácticamente todo el año. En ocasiones se llegan a ver viajeros de otras partes del mundo, aunque suelen ser los menos. Actualmente el país está conectado prácticamente con todo el mundo, siendo el aeropuerto de Guarulhos cerca de Sao Paulo el más importante de todo el país y por el que la mayoría de los viajeros entran al Brasil.

Si visitas Brasil deberás entender que el fútbol es como una religión, todos hablan de él, están orgullosos de su selección y casi todos los brasileños son hinchas de alguno de los equipos del país. Brasil también sufre algunas dolencias que no han podido sanar, siendo la corrupción y la inseguridad las que más lo afectan. No hay brasileño que no reconozca estos problemas y, aunque no son carta de presentación, son conscientes de que existen y no intentan ocultarlo.

Antes de viajar al país y especialmente si lo vas a recorrer, es importante informarte acerca de los lugares que visitarás. Especialmente si vas a la parte del amazonas pues quizá puedas llegar a necesitar algunas vacunas especiales. Las bondades de Brasil son muchas y es que tiene puntos de atracción para todo tipo de viajeros, desde los típicos puntos como lo son sus playas, hasta los pueblos pequeños que pocos conocen pero que cuentan con una gran belleza, pasando por su lado salvaje en donde la selva y los ríos se apoderan de los alrededores.

Destinos turísticos de Brasil

En otro post estaré hablando más a detalle de cada uno de los lugares que incluí en mis dos rutas que combinadas dan 27 días recorriendo este extenso país, pero para iniciar, un pequeño resumen de cada uno de ellos:

  1. Río de Janeiro – la ciudad icono del país es también la más visitada. Con sus playas rodeadas de vegetación, es una ciudad turística con muchas cosas para hacer entre la que destaca la visita al Cristo del Corcovado, actualmente considerado como una de las maravillas del mundo.
  2. Fortaleza – es una de las ciudades más importantes del nordeste brasileño no sólo por ser un centro comercial y financiero importantes sino también debido a la popularidad entre los brasileños como centro turístico.
  3. Natal – si vas a esta ciudad es indispensable pasear por el malecón y recorrer sus grandes dunas de arena en un buggie. Si te gusta la aventura esta ciudad es ideal para ti.
  4. Recife – hogar de la antigua ciudad de Olinda, esta colorida parte de la ciudad es considerada Patrimonio de la Humanidad debido a su importancia histórica. También es un centro turístico importante gracias a sus playas, aunque se dice que es también hogar de tiburones.
  5. Ouro Preto – pequeño pueblo de calles de piedra, esta ciudad es ideal para quien busca salirse de las grandes ciudades para pueblear un rato. Lleno de iglesias, recorrer la ciudad es sumamente sencillo, aunque llegar será toda una travesía.
  6. Foz de Iguaçu – visitar las cascadas de Iguazu es prácticamente obligatorio para todos los viajeros que visitan el país. Con un parque abierto a lo largo del año, tendrás vistas impresionantes de las que son una de las cascadas más bellas de todo el mundo.
  7. Sao Paulo – esta es la ciudad más importante de todo el país al ser el centro financiero y comercial. Turísticamente hablando no tiene muchas bondades, sin embargo, cuenta con grandes historias al ser la cuna de la independencia del país.

Consejos para visitar Brasil:

  • La moneda usada es el real brasileño. No siempre es fácil encontrar reales en tu país por lo que asegúrate de investigar bien. Si no encuentras, una buena opción es llevar dólares y cambiarlos en el aeropuerto o en alguna casa de cambio autorizada. Las tarjetas de crédito son ampliamente aceptadas en la mayoría de los lugares, aunque siempre es bueno llevar efectivo.
  • Mucho se habla de la seguridad de algunas de las ciudades brasileñas. Lo ideal es seguir indicaciones, no llevar cosas de valor contigo y usar el sentido común para no ingresar a lugares potencialmente peligrosos. Pero no te asustes, no tienes que estar alerta el 100% del tiempo.
  • Aprende algunas palabras en portugués pues normalmente los brasileños no hablan inglés ni español. En algunos hoteles los hablan, pero si no intenta hablar despacio para que te entiendan (si hablas español, claro). “Obrigado/a” es gracias, “bom dia” es buen día, por favor se dice igual, “eu nao falo portugués” es yo no hablo portugués.
  • Dicen que Brasil no tiene estaciones y es que su clima llega a mantenerse caluroso durante todo el año. En ocasiones, durante invierno las noches llegar a refrescar y en verano suele haber lluvias ocasionales.
  • El mejor medio de transporte es Uber, pues es considerablemente más barato que un taxi normal, en ocasiones hasta 50% más barato. Los taxis suelen ser caros y llegan a aprovecharse de los turistas cobrando tarifas excesivas. Te recomiendo llevar impreso las direcciones de los hoteles en los que te hospedaras en caso de que el conductor necesite información adicional.
  • Moverte entre ciudades no es sencillo si tu intención es hacerlo por la vía terrestre. Lo más fácil y rápido es hacerlo en avión, aunque llega a ser más caro. Existen aerolíneas de bajo costo como Gol o Azul que tienen tarifas muy económicas. Toma en cuenta que todas las aerolíneas te harán un cargo por las maletas en los viajes domésticos.
  • Te recomiendo tomar tours en algunas ciudades, de esta manera te aseguras de estar con alguien que conoce los alrededores por lo que eso te brindará seguridad. La mayoría de los hoteles ofrecen servicios de tours, acércate al concierge o recepción para preguntar.
  • La propina en Brasil normalmente está incluida en la cuenta con un 10% bajo el concepto taxa de serviço. Si la incluyen en tu cuenta no es necesario dejar más propina a menos que lo consideres necesario. En restaurantes de mayor categoría el porcentaje suele ser mayor. A los taxistas no se le suele dar propina, sin embargo, se puede redondear el monto a pagar.
  • Hay mucha gente que intenta aprovecharse del turista. Los más comunes son los taxistas que cobran tarifas mayores o te llevan por rutas más largas, personas en los aeropuertos que intentan cambiar tu dinero por reales e incluso hasta hoteles que ya con reservación pagada te dicen que ya no hay cupo.
  • Incluye en tu ruta ciudades que normalmente no las visita el típico turista, salte de Río de Janeiro, Foz de Iguaçu, Sao Paulo y te aseguro que encontrarás lugares increíbles.

Deja un comentario