Guía para visitar Abu Simbel

Abu Simbel, una visita de un día

Una visita obligada para aquellos viajeros que visitan Aswan es salir muy temprano, cuando aún no amanece rumbo al sur de Egipto, casi en la frontera con Sudán, para visitar uno de los templos más impresionantes de le región, el templo de Abu Simbel. Originalmente el templo no se llamaba así, pero después de que su descubridor, Giovani Belzoni adoptará a un huérfano llamado Simbel, el templo fue conocido como Abu Simbel pues Abu significa padre en árabe. Una historia interesante que nuestro guía Mena se encargó de contarnos.

Para llegar a Abu Simbel deberás salir por ahí de las 4:30 a.m. de tu hotel para dirigirte hacia el inicio de la carretera que abre a las 5:00 a.m. Antiguamente el recorrido se hacia con un convoy policial, sin embargo, ahora no es necesario. ¡No te asustes! Es bastante seguro y la carretera va llena de autobuses y coches que van en caravana hacia los templos. El trayecto de 280 km. se realiza en una carretera bien trazada, oscura, pero en excelentes condiciones en unas 3 horas. Durante el trayecto, unas dos horas después de tu salida, podrás hacer una parada en unos baños que cuestan $2 EGP y podrás empezar a ver el amanecer a los lejos del desierto.

Al llegar a Abu Simbel deberás pagar tu ticket de entrada, pasar seguridad como en todos los lugares de Egipto y caminar unos 5 minutos hasta que lentamente irán apareciendo el primero de los dos templos que existen en el lugar: el impresionante Templo de Ramses II. El templo quedó cubierto dos veces de arena hasta que le dieron la importancia debida y, al igual que el de Philae, fue movido por la UNESCO ya que iba a inundarse por la construcción del Lago Nasser. Un trabajo impresionante que llevó sólo 4 años para ser concluido y que colocó al templo 64 metros por arriba de donde originalmente estaba. Cuando lo tengas enfrente no podrás creer que todo el templo fue movido de sitio para poderlo conservar.

Templo Ramses Abu Simbel

El templo es una obra de Ramses no sólo por el egocentrismo que lo caracterizaba sino también con el objetivo de mostrar su poderío a los enemigos que tenía en el sur del antiguo Egipto. Con 4 estatuas de unos 20 metros que lo representan a él, una de ellas destruida de la cintura hacia arriba, se encuentra ubicado dentro de una montaña artificial. Entrar al templo y recorrerlo es digno de recordarse pues en él encontrarás tallados muy bien conservados, jeroglíficos y estatuas dedicadas a los dioses Ra, Amun y Ptah que, junto con Ramses, están sentadas en el fondo del templo como guardianes cuidando de lo suyo. Una de las peculiaridades del templo es que en dos días al año (22 de febrero y 22 de octubre) los rayos del sol al amanecer entran por la puerta del templo alumbrando la cara de Ramses II. Desgraciadamente no te dejan tomar fotografías dentro del templo y, aunque hay muchos que lo hacen, si se dan cuenta te harán borrarlas y te sacarán del lugar.

Interior Abu Simbel

El otro templo, el Templo de Hathor o Nefertari, fue mandado a hacer por Ramses para su esposa, Nefertari gracias al gran amor que le tenía. Mucho más pequeño que el suyo, es igual de bonito y llamativo, además que su interior está mejor conservado. Una de las curiosidades del templo es que, a pesar de haber sido construido para Nefertari, cuatro de las seis estatuas que hay a la entrada son de Ramses II.

Templo Nefertari

El costo de la entrada a Abu Simbel es de $160 EGP por persona, más $13 EGP por persona si vas con guía lo que da un total de $175 EGP. No, no hice mal la suma, es lo que te cobran en el lugar sumando ambos conceptos, quiero suponer que redondean porque…así es en Egipto. Como en todos los templos de Egipto el pago se hace en efectivo pues no aceptan tarjeta.

El horario de los templos de Abu Simbel es de 6:00 a.m. a 5:00 p.m. de octubre a abril y hasta las 6:00 p.m. de mayo a septiembre.

Toma en cuenta que hace demasiado calor, que estarás bajo los rayos del sol y que dentro de los templos el calor se encierra. Otro de los puntos que deberás tomar en cuenta es que, no tendrás ni 5 minutos parado en el lugar, y ya estarás lleno de unos pequeños bichos verdes voladores que no te dejarán en paz. Un buen repelente quizá ayude pues se vuelve bastante molesto.

Templo Abu Simbel

El regresó tomará otras 3 horas por el mismo lugar por el que llegaste por lo que para la visita a Abu Simbel, deberás apartar 9 horas de tu día, regresando a tu hotel pasadas la 1:00 p.m, temprano, pero muy cansado después de levantarte de madrugada para visitar los famosos templos. En lo personal creo que este fue uno de los mejores templos que visité en todo Egipto, su majestuosidad es inigualable, te aseguro te quedarás con la boca abierta.

Deja un comentario