La gente tiene miedo a viajar
Experiencias de Viajes

Anécdotas de Viaje: Cómo comencé a viajar

Hoy quiero compartir una nueva sección que quise crear para escribir algunas de las anécdotas de viaje que me han sucedido, pero que rara vez comparto. Aquellas situaciones o experiencias particulares que me pasaron viajando. ¿Por qué? Bueno, siempre he pensado que aquellos que viajan deben de compartir más. Viajar es coleccionar aventuras, momentos, personas y lugares. Y en el primer «capitulo» -no sé de qué otra forma llamarle- quiero compartir contigo cómo decidí que los viajes eran mi pasión y cómo cambiaron mi forma de ver las cosas.

Sitios turísticos de Egipto Abu Simbel

Soy fiel creyente de que los viajes te cambian para bien. Pero no siempre fue así. Antes de viajar no pensaba que los viajes tuvieran ningún poder o beneficio mas allá de conocer distintos lugares. Y realmente así es como empezó todo. Queriendo conocer ciertos lugares.

¿Cómo comencé a viajar?

Comencé viajando dentro de mi país, México. Para descubrir que los viajes me llevaban a conectarme con personas y lugares del mismo lugar donde nací. Después decidí visitar algunas ciudades de los Estados Unidos. Porque pues los mexicanos siempre visitamos a nuestro vecino del norte. Y después me fui a Sudamérica, le siguió el Sudeste Asiático hasta que decidí renunciar a mi trabajo para viajar.

¿Deje mi trabajo para viajar?

Llego un momento en mi vida donde quería viajar. Y no pensaba esperarme hasta mi jubilación para hacerlo. Así que, después de pensarlo por un par de meses, decidí hacerlo. No fue fácil, no era -ni soy- millonario, perdí oportunidades de trabajo, pero no me arrepiento. Tengo que aceptar que me daba miedo. Pero fue ese miedo el que me impulso para hacerlo.

A estas alturas ya había probado distintos tipos de viaje. Viaje acompañado y viaje solo. Esta nueva etapa significaba viajar por mucho tiempo solo por lo que eso ya no me asustaba. Por cierto, entra a este artículo si quieres conocer mis impresiones de Viajar Solo.

Anécdotas de Viaje: Viajar Solo

Fue así como dejé mi trabajo, empaqué una mochila y emprendí un viaje de 3 meses por Europa. Después me fui a Sudamérica por unos 2 meses. Y regrese a Europa por 6 meses más. Aprendí a viajar ligero, a no apegarme a las cosas, a caminar y caminar para conocer los secretos de las ciudades.

Hoy sigo teniendo viajes planeados. Invierto gran parte de mi dinero para seguir descubriendo el mundo. Y planeo seguir haciéndolo. De alguna manera viajar me ha mantenido conectado con el mundo.

Viajar de Gabriel García Márquez Costa Jurásica

Descubrí algo al viajar

Después de haber estado viajando por diferentes continentes. De haber pisado varias ciudades. Vivir experiencias nuevas. Y conocer diferentes formas de ver el mundo. Me di cuenta que los viajes habían tenido un efecto en mi. Y en general, creo que tienen un efecto en todas las personas. Los viajes te cambian. No hay duda que lo hacen. Te vuelven mas capaz y, dicen que, inteligente. También te sacan de tu zona de confort. Desarrollan tu resiliencia. Y, quizá, uno de los aportes más importantes es que aprendes a apreciar las diferencias. Las diferentes formas de pensar. De comunicarse, de alimentarse, de amar, de creer y de ver el mundo. Aprender de todo eso es único. Suena a cliché, pero es algo que no te van a enseñar en ningún otro lado.

¿Lo mejor? Lo mejor es que no necesitan ser grandes viajes para lograr ese efecto. Tampoco necesitas gastar una fortuna para lograrlo. Y eso…eso es lo maravilloso de viajar.

Espero hayas disfrutado de la primera parte de Anécdotas de Viaje.

Anécdotas de Viaje Playa Jumeirah

Deja un comentario